IDEAS PARA DECORAR LAS MESAS EN TU BODA

 

Cuando te vas a casar es inevitable pensar en querer dar ese toque diferencial que consiga sorprender a tus invitados. En una época en la que prácticamente está todo visto, parece que llegar a eso es bastante más complicado de lo que habríamos previsto, ¿no te parece?

No obstante, olvidamos que la verdadera esencia de cualquier evento reside en los pequeños detalles. De hecho, puede llegar a llamar más la atención un conjunto de detalles pequeños que algo grande y aparentemente más espectacular.

En este post hablamos sobre la decoración de las mesas de boda. Porque a veces, pequeños cambios pueden marcar la diferencia.

ESTACIONES

¿Te casa en invierno o en verano? ¿Hay alguna fiesta cercana a tu gran día? Puede parecer una tontería, pero decorar las mesas de tu boda teniendo en cuenta el momento del año aporta mucha personalidad. Aprovecharse, por ejemplo, de los colores o productos que se ofrecen en esa época del año, es un gesto muy sencillo pero que genera muy buen resultado. Colores rojos, verdes y dorados para épocas navideñas, hojas secas y tonos naranjas y marrones para el otoño… hay tantas opciones como puedas imaginar.

 

 

DETALLES PERSONALIZADOS

Más allá del mantel o la cubertería, la composición de la mesa incluye muchos detalles que podemos personalizar y, dependiendo del tiempo del que dispongamos, podemos incluso prepararlo nosotros mismos. Estamos hablando, por ejemplo, de servilleteros personalizados, minutas que sigan el diseño de las invitaciones de boda, meseros con nombre propio, que vayan más allá del número de la mesa y que hagan referencia a nuestros invitados o a algo que nos identifique.

 

 

ILUMINACIÓN

Este es un concepto que no siempre encaja en todas las ceremonias, sin embargo, queda espectacular en las bodas de noche, sobre todo cuando se plantean al aire libre. Pueden ser bombillas sueltas, farolillos, letras iluminadas que a su vez sirvan de meseros…

 

COLORES

Hoy en día, las bodas que marcan tendencia son las que mezclan calores y texturas. Si buscas una mesa alegre y con personalidad, deja atrás la tradicional mantelería blanca y combina platos, vasos, cubiertos e incluso manteles llamativos. A nosotros, por ejemplo, nos encanta cambiar manteles lisos con estos de flores, y el resultado es siempre un éxito.

 

ELEMENTOS COLGANTES & ENREDADERAS

Hablamos de colgar elementos decorativos del techo, bien guirnaldas de luces o incluso plantas, aunque es cierto que no todos los salones de bodas permiten este tipo de decoraciones. En ese caso, otra opción sería incluir plantas entre las mesas, como extensión a los centros que coloquemos. Nosotros lo hemos probado y nos encanta. Además, no hace falta poner muchas.

 

FLORES

Sin duda, un clásico que con el que siempre aciertas. Puedes olvidar todo lo anterior y decorar las mesas únicamente con flores. Centros a ras de mesa o jarrones con tallos que sobresalgan, cualquier opción es buena y es un acierto seguro. Eso sí, calcula bien la medida para que no entorpezca la comunicación entre los invitados. En esta foto os dejamos un ejemplo con un centro lo suficientemente alto como para no estropear la visibilidad de los usuarios, aunque hay muchas más opciones.

 

MESAS RECTANGULARES

Cada vez más novios se atreven con estas mesas. Este tipo de mesas para bodas tienen muchísimas ventajas; ya no requieren un mantel hasta el suelo, si se pretende huir de conceptos más clásicos, además, ofrece mucha más capacidad que las tradicionales redondas, lo que nos evitará más de un quebradero de cabeza a la hora de organizar las mesas de nuestra boda. En general, ofrece un ambiente más cercano e íntimo, pero lo mejor de todo es que podemos combinar ambos tipos de mesa, obteniendo un resultado igual de bueno.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *